Coches autónomos: el futuro en cuestión de movilidad.

“Queremos alabar al hombre que tiene el volante”, fue uno de los puntos que decretaba el manifiesto futurista lanzado a principios del siglo XX. Esta corriente, inspirada en los múltiples cambios que la modernidad acarreaba hacía énfasis en la tecnología para crear obras artísticas que recorrían desde la plástica hasta el sonido.

A 106 años del lanzamiento de aquel manifiesto, aquellos futuristas quedarían boquiabiertos con los avances y su impacto en la sociedad.

Para comenzar, gracias a compañías como Volvo, Google, Tesla Motors o Mercedes Benz, “el hombre del auto” tiende a desaparecer ya que automóviles que se manejan automáticamente son ya una realidad.

Es común observar el auto automático de Google circulando regularmente por Silicon Valley, el cual pretenden comercializar para el año 2020.

De esta manera, las predicciones acerca de cómo esta aplicación tecnológica tendrá un impacto en la forma en la que se conciben los vehículos, sobre todo en las ciudades, comienzan a surgir. Según los expertos, los autopilotos revolucionarán la educación vial, la movilidad e inclusive el urbanismo entre otros tantos rubros.

Recientemente en nuestro país el vehículo AutoNOMOS creado por el mexicano Raúl Rojas González navegó de manera autónoma desde Nogales, Sonora, hasta Guadalajara, Jalisco, recorriendo mil 700 kilómetros de carretera en cinco días.

Rojas González, egresado de la escuela superior de Física y Matemáticas del IPN y recientemente reconocido con el título de profesor del año en Alemania, señaló que:

El carro inteligente cuenta con sensores láser, radares y nueve cámaras de video para detectar otras unidades automotrices, semáforos, obstáculos y peatones mientras circula por ciudades y carreteras. Gracias a un sistema de localización GPS, se conoce su ubicación geográfica.

Aún tendremos que esperar algunos años para saber con certeza si la forma en la cuál nos transportamos pasará de ser un lapso de estrés a un tiempo mejor aprovechado en actividades como leer, realizar llamadas telefónicas o incluso descansar.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUpon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *